AGRADECIMIENTO DE AZAVI A LA OBRA SOCIAL DE LA CAIXA, POR FINANCIAR LA PREVENCION DE LA VIOLENCIA EN LA PROVINCIA DE ZAMORA

Gracias a la ayuda económica de la OBRA SOCIAL DE LA CAIXA,  AZAVI puede desarrollar su labor de formación

, prevencion y sensibilizacion de la violencia en la Provincia de Zamora, una vez más gracias por vuestro apoyo

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

VIOLENCIA RURAL VS. VIOLENCIA URBANA  

Unknown-5

¿Es el ser humano agresivo por naturaleza o en cambio, tiene la agresividad un origen social o cultural?

 

La violencia desde el punto de vista interaccionista sería una alteración a la agresividad natural del hombre motivada tanto por factores biológicos como ambientales.

 

VIOLENCIA ≠ AGRESIVIDAD

 

La agresividad responde a un instinto humano de supervivencia, mientras que la violencia supone esa conducta agresiva motivada por elementos diversos, ambientales, psicosociales, culturales etc.

 

La agresión ligada a la violencia podemos verla de dos formas diferentes: instrumental es decir, causar un daño a otros para conseguir algo. O bien colérica, como reacción emocional desmesurada ante una causa determinada.

 

 

La OMS define la “violencia” como «el uso de la fuerza o el poder físico de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o una comunidad, que cause o tenga posibilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones».

 

La distribución geográfica de la violencia varía: algunas personas son más vulnerables que otras. La magnitud del problema depende mucho de la edad, el sexo, la región y los ingresos.

 

LO RURAL VS. LO URBANO

 

Podemos categorizar el medio rural de múltiples formas, en función de su densidad de población menor, de su menor también nivel de población, o en función de la accesibilidad y variedad de determinados tipos de servicios tanto sociales como profesionales.

 

En el caso de la violencia de género y la diferencia entre el espacio rural y el espacio urbano, se observa como la dificultad para denunciar y acreditar este tipo de delitos se debe principalmente al ámbito familiar e íntimo en el que se origina o al mundo marginal en el que se desarrolla.

 

Otro de los obstáculos en la medición y comparación de los casos de violencia en ambos ámbitos, es la ausencia de estadísticas oficiales que arrojen datos contrastados empíricamente por categorías geográficas.

 

Aunque es cierto que en el ámbito urbano, el control indirecto o social tanto del maltrato como de la situación de la víctima es más exhaustivo. Mientras que en poblaciones más pequeñas los agresores se sienten menos cuestionados por su entorno, creen que los vecinos no intervendrán en lo que ocurre en su casa y  pueden incluso gozar de respeto en su comunidad.

 

en el ámbito rural, las unidades e instituciones especializadas en violencia sobre la mujer si pueden no ser menores, cuentan con menos recursos y facilidades de intervención, sobre todo en lo que concierne a garantía de seguridad de las víctimas, de sus familias y del personal profesional que las atiende.

 

 

Estudios recientes encuentran ciertos obstáculos en la lucha contra la violencia de género en el ámbito rural (Violencia de género en los pequeños municipios del Estado español:2009).  Lorente, M. C. P. (2009). Violencia de Género en los pequeños municipios del Estado español.

 

  • La población de espacios rurales no considera delito la violencia de género. Los maltratadores a menudo no son considerados como peligrosos por lo que no se establecen las mediadas adecuadas de protección a las víctimas o los profesionales que las atienden.
  • La teleasistencia pierde eficacia en estos espacios por problemas técnicos de cobertura telefónica y el relativo aislamiento geográfico desde la fuente de los servicios asistenciales.
  • La privacidad en la atención a las víctimas no está completamente garantizada, así como la protección de sus datos personales que incide en la calidad de los servicios prestados.
  • Las valoraciones sobre el riesgo en la protección tanto de los profesionales actuantes como de las propias víctimas es menor que en el ámbito urbano.

 

Aunque no es posible conocer si la prevalencia del maltrato es mayor o menor en el medio rural, si es cierto que abordar y atajar estas situaciones es mucho más complejo en aquellos espacios lejos de las grandes núcleos urbanos.

 

Aun así, las diferencias observadas por los investigadores entre ambos ámbitos son totales respecto a la falta de información, a la presión social y al miedo a la hora de denunciar en el ámbito rural. Así como la mayor dificultad en el caso de los pueblos para respetar las medidas judiciales, y el difícil acceso a recursos..

 

 

La variedad de configuraciones familiares y de hogar en el medio rural incide también en la eficacia de la prestación de servicios.

 

En el medio rural el miedo a denunciar es mayor y las inversiones para mejorar las políticas de igualdad y el acceso a los recursos son menores, de igual modo, resulta más difícil la separación entre agresores y víctimas, y las propias afectadas declaran contar con un menor apoyo familiar en núcleos pequeños.

 

 

Algunos condicionantes que acentúan las diferencias entre la violencia de género padecida en grandes ciudades y en las pequeños núcleos rurales, son:

  • Mantenimiento de Estereotipos de género acentuados.
  • en un mayor control social.
  • Menor percepción de las características de la violencia.
  • Menores posibilidades de independencia económica.
  • Mayor envejecimiento de la población y prevalencia de población masculina

Existen tres factores añadidos que caracterizan el medio rural actual y que influyen de manera significativa en la problemática de la violencia de género:

 

  • mayor dificultad para movilidad y menores infraestructuras.
  • economía fuertemente segregada por sexos.
  • Una sociedad más tradicional respecto a las relaciones de género.

Las mujeres rurales cuentan con menos oportunidades económicas y con restricciones de acceso al empleo, lo que incrementa su vulnerabilidad y  motiva según la ONU la violencia de género. Hay que añadir que

 

Las campañas  de sensibilización e información específicas contra la violencia de género no tienen a menudo en cuenta las peculiaridades de la población del medio rural

 

 

  • falta de formación de profesionales claves en el entorno rural –sanitario y docente– en estas materias.
  • Escasa movilización entre los propios ciudadanos de campañas de sensibilización, prevención, detención y asistencia en los núcleos rurales pequeños
  • Falta de alternativas que no sean telefónicas en cuanto a la atención a las víctimas, .El resto de la atenciones sociosanitarias se vincula fundamentalmente a los servicios sociales.
  • Escasa medidas de fomento de la autonomía como la formación para el empleo de las mujeres.
  • El alojamiento de la víctima fuera de núcleo ruralhabitual, incrementa su seguridad en caso de emergencia pero también supone un reto de adaptación a un nuevo entorno por un periodo normalmente largo.

 

la Guardia Civil suele ser el recurso más nombrado por las mujeres de los espacios ruralescuando se les pregunta a dónde acudirían si conocieran o sufrieran un caso de violencia de género.

 

 

En los Servicios Sociales del ámbito rural el acompañamiento personal a la víctima se confunde con el seguimiento del caso y no existen figuras únicas de referencia para las mujeres que son atendidas.

A menudo se prioriza la asistencia y la protección más que la recuperación, lo que fomenta la victimización y permanencia en la asistencia social y perjudica la instauración de ejemplos positivos de mejora y  cambio de vida.

estas actitudes pueden incidir de forma inconsciente en la reproducción social de la violencia como estigma para las propias víctimas.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

AZAVI FIRMA CONVENIOS CON LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA Y CON LA UNIVERSIDAD DE VALENCIA

Este verano alumnas de Psicologia de la Universidad de Salamanca y del Master DE violencia de genero de la UNIVERSIDAD DE VALENCIA , desarrollaran 140 horas practicas en AZAVI, una colaboración reciproca entre la UNIVERSIDAD y AZAVI

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

RELACIONES TÓXICAS EN ADOLESCENTES DEL S. XXI

Unknown-5

 

¿QUÉ ES UNA RELACIÓN TÓXICA?

 

Una relación tóxica es cuando la interacción entre los miembros de la pareja produce consecuencias negativas en su bienestar.

Normalmente en este tipo de relaciones existen dinámicas de dominación-sumisión donde una de las partes somete a su voluntad a la otra,  que puede desarrollar un apego ansioso hacia él/ella porque lo idealiza y sobrevalora.

 

Cuando detectemos alguno de estos comportamientos debemos tener en cuenta que la mejor forma de afrontar este tipo de problemas es generando confianza en los jóvenes, enseñándoles que poseen derechos y que hacerse valorar y respetar no es ser egoístas.

Hay que mantener una actitud de diálogo sobre los hechos evitando culpabilizarles, o hacerles sentir víctimas. Debemos mostrar apoyo y una actitud de ayuda.  El papel de padre sabemos que en ocasiones resulta complejo pero su principal cometido debe ser el ayudarles a tomar las mejores decisiones, sin juzgarles o culpabilizarles por sus errores.

 

Siempre es mejor enseñar que prohibir, la prohibición puede generar rechazo en el adolescente y la reiteración de la conducta a evitar. Son ellos los que deben reflexionar y ser conscientes de que existen personas que no les convienen.

 

¿CÓMO PUEDO SABER SI MI HIJO/A MANTIENE UNA RELACIÓN TÓXICA?

 

Para los adolescentes a menudo resulta difícil tratar los temas afectivos y románticos con sus progenitores. Por este motivo y sin invadir su independencia y espacio personal, debemos estar al corriente y mantener una actitud de interés en este sentido. Algunas de las señales que los expertos evocan como indicadores de la aparición de relaciones tóxicas, son:

  1. Marcas y moratones
  2. Consumo de sustancias excesivas
  3. Cambios repentinos en el peso corporal
  4. Adicción al móvil
  5. Cambios repentinos en su personalidad
  6. Actitud a la defensiva
  7. Descontrol emocional o montaña rusa

 

Es necesario que entendamos que muchas de estas actitudes son frecuentes entre los adolescentes y no tienen por qué ser indicio de que haya una relación tóxica. La adolescencia es una etapa confusa y llena de cambios, el adolescente trata de encajar en un universo a medio camino entre la infancia y la vida adulta. Debemos ser comprensivos en este sentido.  Y al mismo tiempo mantener una actitud de alerta si estas pautas se dieran en conjunto y de forma prolongada.

 

¿QUÉ SON LAS EMOCIONES TÓXICAS?

 

A menudo pensamos que las emociones negativas son tóxicas, pero la realidad es que las decepciones, el enfado o la tristeza son parte de la vida misma. Al hablar de emociones tóxicas nos estamos refiriendo principalmente a aquellas emociones que no han sido canalizadas adecuadamente o bien han sido reprimidas.

 

Como hemos visto la adolescencia es una época convulsa y como tal afloran muchas emociones que es necesario aprender a identificar, gestionar y canalizar de forma saludable y adecuada. En este sentido los adolescentes no han desarrollado la autorregulación emocional necesaria y a menudo expresan lo que sienten en cada momento de forma abrupta y desmesurada.

 

La otra cara de la moneda es la actitud pasiva o indiferente donde el adolescente aparenta una imagen de “chico/a fuerte” ajeno a los agravios de los demás y a los reveses del entorno. Esta actitud tampoco es positiva, porque rehuyen de sus emociones. Cuando esto pasa por lo general puede ser síntoma de baja autoestima y falta de límites en sus relaciones.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

VIOLENCIA EN LAS AULAS DE PRIMARIA. PAUTAS PARA LA DETECCIÓN Y PREVENCIÓN

 

EL ORIGEN DE LA VIOLENCIA

A menudo aparecen en los medios de comunicación noticias referidas a la violencia en el ámbito de las instituciones educativas, de lo que no se habla tanto es de uno de los gérmenes que la fomentan: la conflictividad escolar.

La violencia escolar hace referencia a la violencia que se produce en las aulas. Es uno de los tipos de violencia más comunes en nuestros días y se da de múltiples formas: entre compañeros, hacia el profesorado, hacia los alumnos etc.

El denominado como “bullying” hace referencia a ese comportamiento agresivo prolongado, el insulto, el rechazo social, la intimidación e incluso la agresión física entre alumnos.

 

CONFLICTIVIDAD ≠ VIOLENCIA

Los conflictos surgen en la vida diaria de forma natural, son parte de la interacción humana pero debemos tener claro que violencia y conflicto no son lo mismo. Los conflictos surgen cuando aparecen diferencias de opiniones, ideas, creencias etc entre dos o más personas. La violencia es una forma de resolver ese conflicto. Forma que queremos erradicar, y para ello es necesario abrir otros caminos y aportar herramientas y fuentes de diálogo en este sentido.

Algunas de las consecuencias de la mala gestión de los conflictos son la aparición de distintos tipos de comportamientos “antisociales” que pueden desembocar en violencia. En este sentido podemosdistinguir seis tipos comportamientosque fomentan los conflictos:

  1. Disrupción en las aulas.
  1. Problemas de disciplina (conflictos entre profesorado y alumnado).
  2. Vandalismo y daños materiales.
  3. Violencia física (agresiones, extorsiones).
  4. Acoso sexual.

Estos comportamientos pueden verse fomentados u originados en cierto modo por los conflictos que surgen dentro de la aulas, donde los más comunes son:

  • Conflictos de poder: aquellosconflictos que se dan con las normas.
  • Conflictos de relación:son aquellos en los que uno de los sujetos del conflicto es superior jerárquicamente o emocionalmente al otro. (bullying/mobbing)
  • Conflictos de rendimiento:aquellos relacionados con el currículum académico y en los que el alumno pueda presentar dificultades en el equilibrio entre sus necesidades formativas y la oferta lectiva del centro.
  • Conflictos interpersonales:se dan en la interacción diaria entre los miembros del centro educativo y normalmente reproducen conflictos preexistentes en la sociedad (xenofobia, homofobia, racismo, machismo etc).

 

 

¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE AGRESIÓN MÁS FRECUENTES?

En primer lugar la agresividad es una forma de conducta que pretende herir física o psicológicamente a alguien. Normalmente esta conducta se desarrolla con un objetivo claro y surge como solución ante un problema interpersonal.

Diversos estudios apuntan que las formas de intimidación más frecuentes son las agresiones verbales, (insultos, abucheos, motes humillantes etc.); el robo de objetos y materiales personales y las intimidaciones físicas. Normalmente el espacio natural donde estas conductas se llevan a cabo es en el periodo de recreo pues la vigilancia de las autoridades docentes se debilita.

Sobre el perfil de las víctimas y de los agresores diremos que en el caso de los segundos a menudo el sexo es relevante, siendo los chicos los que presentan niveles de agresividad mayores. Estos también emplean con mayor frecuencia agresiones físicas y amenazas. En el caso de las chicas estas suelen sufrir con mayor frecuencia el papel de víctima y entre las agresoras, las formas más comunes son los rumores, la exclusión y el aislamiento social.

EL PERFIL DE LOS/AS AGRESORES/AS

Aunque a menudo las generalizaciones pueden llevarnos a error, existen una serie de rasgos distintivos o comunes entre aquellas personas que han sido identificadas como intimidadoras:

  • Normalmente son de mayor edad que el grupo, y por lo tanto posee mayor fuerza física
  • A menudo son agresivos o incluso violentos con los que consideran “débiles”
  • Poseen un autoconcepto de líder y un elevado autoestima
  • Poseen escaso autocontrol en las relaciones sociales
  • Mantienen ambientes familiares en conflictos
  • Tienen actitudes negativas hacia la escuela y bajo rendimiento escolar

EL PERFIL DE LAS VÍCTIMAS

También aparecen rasgos característicos en el caso de las víctimas:

  • Normalmente son de constitución más débil que sus agresores
  • Suelen considerarse tímidos y retraídos
  • Poseen escaso autocontrol en sus relaciones sociales
  • Perciben el ambiente familiar como sobreprotector
  • Tienen una actitud pasiva hacia la escuela

 

PAUTAS PARA LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN LAS AULAS

Como hemos visto los conflictos son algo cotidiano derivado de las relaciones sociales que establecemos. Cuando estos surgen se dan tres respuestas comunes: pasividad, agresividad y asertividad.

Educar a nuestros hijos y alumnos en laasertividadsignifica dotarles de la capacidad de autoafirmar y defender sus propios derechos sin dejarse manipular por los demás y sin manipular a los demás.

Es por lo tanto una estrategia que nos permite expresar los propios sentimientos, manifestar nuestras ideas y exponer las razones que las motivan, dando la espalda a la agresividad y la imposición. Además nos permite reaccionar ante las críticas de forma razonada, reconociendo los propios errores así como los aciertos de los demás. Nos aporta sentido crítico, reflexión, libertad de expresión sin vulnerar los derechos propios ni los ajenos.

 

CAUSAS DE LA VIOLENCIA EN LAS AULAS

Muchos expertos señalan acertadamente que las escuelas actúan a modo de microsociedades donde se ponen de manifiesto algunos de los conflictos sociales que más afectan a nuestras sociedades. En este sentido la exclusión social, la ausencia de límites, la exposición a la violencia que sufren los jóvenes a través de los medios de comunicación han sido señalados como elementos potenciales de violencia en las aulas.

De igual modo se pone de manifiesto la ausencia de modelos sociales positivos y solidarios, la escasa colaboración existente entre las familias y las  escuelas etc que acentúan  la falta de herramientas con la que cuentan los alumnos para hacer frente a la violencia y los conflictos.

 

PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA EN LAS AULAS

Prevención primaria

Consideramos que a la hora de pararle los pies a la violencia, los centros escolares y el cuerpo educativo posee una responsabilidad clave. Es desde estos centros donde se debe analizar las cuestiones relacionadas con la convivencia y los potenciales conflictos.

La cuestión de la convivencia va más allá de la resolución de conflictos puntuales, debe mantenerse una actitud integradora de aprendizaje en la convivenciaque ha de estar incluida en el currículo escolar. Actitud fundada en las relaciones colaborativas, los hábitos democráticos de diálogo y consenso.

Por lo tanto esta prevención primaria afecta directamente a los responsables, miembros del profesorado, directores y personal del centro por ser ellos los que deben velar por la seguridad y cuidado de los alumnos y además por estar en contacto directo con los involucrados. Se espera de ellos una implicación total y activa en la prevención y el tratamiento de la violencia.

 

 

Prevención secundaria y terciaria

Hace referencia a los programas desarrollados por expertos en la materia y que se aplican en los centros españoles desde hace años. La eficacia de estos programas ha sido ampliamente contrastada en lo referente a la autoridad  del profesorado en materia de prevención y en la implantación de vías de actuación que favorezcan dicha convivencia, asociadas al conocimiento de la realidad del alumnado, la atención personalizada, la comunicación y la coordinación.

 

HERRAMIENTAS Y HABILIDADES PARA LA ERRADICACIÓN DE LA VIOLENCIA

Las investigaciones apuntan a que para prevenir la violencia es necesario incluir en el currículum escolar contenidos específicos que la combatan así como dotar de mayor protagonismo a los alumnos en su propio aprendizaje personal. Una síntesis de esos contenidos podría ser:

  1. Favorecer la integración de todos y todas en el sistema escolar
  2. Distribuir la oportunidades de protagonismo en clase
  3. Orientar la intervención para que favorezca cambios cognitivos, conductuales etc.
  4. Enseñar a detectar y combatir los problemas que conducen a la violencia
  5. Educar en la empatía y el respeto a los derechos humanos
  6. Superar las representaciones que conducen a la violencia: sexismo, racismo, xenofobia y homofobia
  7. Desarrollo de la democracia escolar
  8. Colaboración entre las escuelas, las familias y el resto de la sociedad
  9. Competencias participativas, predisposición al entendimiento interpersonal, la comunicación y la cooperación entre el alumnado y el profesorado
  10. Fomento del trabajo en equipo pues se ha demostrado que motiva la relaciones saludables y el apoyo muto y evita los comportamientos discriminatorios

Algunas temáticas y actividades que resultan útiles para trabajar con los alumnos:

  • Promoción de normas de convivencia y diálogo
  • Adquisición de valores que fomenten el aprendizaje cooperativo
  • Fomento del autocontrol personal y emocional
  • Obediencia, autorregulación y toma de decisiones en sentido democrático
  • Promoción de la construcción de un autoconcepto inclusivo y favorable al desarrollo personal
  • Desarrollo de habilidades asertivas, capacitación en la resolución de problemas desde la autonomía personal y la libertad individual

 

 

 

MITOS SOBRE LA VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS

A menudo la intolerancia y la creencia de que la sociedad es la única culpable de la aparición y estancamiento de la violencia y la indisciplina refuerza las actitudes pasivas y evita el desarrollo de una conciencia grupal sobre el problema y la búsqueda de soluciones. Todos somos responsables y sino colaboramos en la solución, somos parte del problema.

  • La violencia en los colegios es algo propio de la sociedad de hoy. Los conflictos siempre han estado presentes y proliferan a medida que los alumnos adquieren mayor edad. Pero ahora existe una mayor vigilancia en este sentido así como datos claros sobre su incidencia y mayor conciencia social sobre el problema.
  • La violencia afecta sólo a casos aislados: no se debe restar importancia a la problemática de la violencia. Es necesario tipificar las distintas conductas violentas y no meter a todas en el mismo saco.
  • La violencia en los centros es la asignatura pendiente: aunque existe una mayor conciencia social sobre la violencia en las aulas, la conciencia de responsabilidad social y pedagógica de los maestros y profesores en ocasiones se pone en entredicho. Es necesario dotar a los profesionales de las herramientas necesarias para la resolución de problemas así como la conciencia clara sobre su papel educativo y didáctico.

 

NEGOCIACIÓN Y MEDIACIÓN DE LOS CONFLICTOS

Podemos hablar de dos tipos de negociación:

  • Colaborativa: donde ambas partes buscan una solución al problema. Este sistema debe imperar en los centros educativos porque fomenta las relaciones de igualdad y los vínculos afectivos.
  • Competitiva: es un tipo de negociación que deja de lado cualquier clase de empatía y donde las demandas personales se magnifican. Es necesario adoptar una actitud precavida ante esta forma de negociación porque puede generar mayores conflictos y desconfianza. Normalmente es el tipo de negociación que se da entre profesores-alumnos, donde estos aceptan las demandas a sabiendas de que no existe alternativa lo que provoca sensación de injusticia.

El proceso de mediación tiene cinco fases diferenciadas:

  1. Entrada: definición de quién es fuente de conflicto y cómo podemos hallar soluciones. También es necesario designar una figura de mediación.
  2. Cuéntame: exposición de los puntos de vista de las partes. El miador debe garantizar un clima de confianza y respeto para la fluidez de la gestión del problema.
  3. Situarnos: identificación de la causa de conflicto por parte del mediador. Escucha activa por parte de cada parte del otro punto de vista. Compartir el problema.
  4. Arreglar: fomentar que sean los propios implicados los que aporten soluciones al problema.
  5. Acuerdo: consenso final que debe quedar por escrito para evitar las malas interpretaciones.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA PREVENCIÓN DE LOS DISTINTOS TIPOS DE VIOLENCIA

LA PREVENCIÓN DE LOS DISTINTOS TIPOS DE VIOLENCIA

 

V

IOLENCIA DOMÉSTICA

 

¿QUÉ ES?

 

Denominamos violencia doméstica o intrafamiliar a aquellos patrones de conducta asociados al ejercicio desigual de poder que se manifiesta dentro del terreno de la convivencia familiar, ya sea dentro o fuera del hogar, y que adopta la forma de violencia física, psicológica, patrimonial y/o económica o sexual.

 

 

INDICADORES:

  • Indicadores del contexto social y familiar:
  • Familias con roles estereotipados y funcionamiento rígido
  • Falta de autonomía, libertad de opinión y decisión
  • Aislamiento familiar
  • Aislamiento social
  • Prácticas de crianza basadas en la violencia, la dependencia de los menores y subordinación absoluta
  • Inequidad de género dentro de la familia
  • Imposibilidad de expresión de las emociones y ausencia de diálogo
  • Antecedentes de violencia familiar, la protección y los cuidados se sustituyen por el control y la represión
  • Indicadores personales: físicos, emocionales y conductuales:
  • Fracturas y lesiones
  • Aislamiento, sueños y pensamientos recurrentes sobre los eventos violentos
  • Falta de concentración, depresión, desamparo, ansiedad, fobias
  • Relatos incoherentes, irreales o desconectados sobre las lesiones sufridas
  • Falta de interés y apatía
  • Dificultad de aprendizaje, descenso del rendimiento escolar y/o abandono de los estudios
  • Rechazo del contacto físico o reacciones temerosas al mismo
  • Absentismo escolar injustificado
  • Descenso en el rendimiento laboral
  • Agresividad excesiva reproducción de la conducta violenta
  • Trastornos graves de conducta, retraimiento excesivo
  • Conductas de riesgo personal, consumo de sustancias tóxicas
  • Desarreglo y deterioro personal

 

 

 

PREVENCIÓN Y ACTUACIÓN HACIA LA VIOLENCIA DOMESTICA

 

  • Preguntar con regularidad, a las potenciales victimas, por separado como llevan el día a día.
  • Estar alerta a posibles signos y síntomas de maltrato y hacer su seguimiento.
  • Informar a las victimas de los recursos disponibles de la comunidad.
  • Mantener la privacidad y la confidencialidad de la información obtenida.
  • Estimular y apoyar a la victima a lo largo de todo el proceso, respetando su propia evolución.
  • Evitar actitudes insolidarias o culpabilizadoras ya que pueden reforzar el aislamiento, minar la confianza en ellas mismas y hacer que rechacen la búsqueda de ayuda.

 

VIOLENCIA HACIA LOS MAYORES

 

¿QUÉ ES?

 

Denominamos violencia hacia los mayores a aquellas conductas tanto de acción única como repetida, o la falta de respuesta adecuada, que causa daño o angustia a la persona mayor y que ocurre dentro de cualquier relación donde exista un vínculo. Normalmente este tipo de violencia suele ser administrada por los cuidadores principales de la persona, ya sean familiares o asalariados. La violencia hacia los mayores contempla: la explotación financiera o el abuso económico, la negligencia, abandono o desatención, la vulneración de sus derechos, el abuso sexual y la auto-negligencia.

 

INDICADORES

 

  • Indicadores del contexto familiar y social:

 

  • La víctima se presenta temerosa ante algún miembro de su familia o es reacio a contestar las preguntas de los profesionales médicos
  • Los relatos de los familiares y del anciano no coinciden
  • Un miembro de la familia tiene una actitud indiferente o de enfado hacia la persona mayor y es reacio a proporcionarle la asistencia necesaria
  • El anciano acude al centro médico sin su cuidador
  • El cuidador no coopera con los profesionales médicos
  • Un miembro de la familia tiene excesiva preocupación por los costes médicos y sociales del cuidado y las necesidades del anciano
  • Miembros de la familia buscan evitar la interacción privada entre el médico y el paciente anciano
  • Mala higiene en la vivienda de la persona mayor
  • Cambios de médico frecuentes
  • Signos de estrés y sobrecarga del cuidador

 

  • Indicadores personales: físicos, emocionales y conductuales:

 

  • Malnutrición y/o deshidratación
  • Pobre cuidado personal, mala higiene
  • Repetición frecuente de caídas y lesiones
  • Falta de gafas o de prótesis dentales cuando son necesarias
  • Intoxicación medicamentosa
  • Contracturas por falta de movilidad

 

 

PREVENCIÓN Y ACTUACIÓN HACIA LA VIOLENCIA CONTRA LOS MAYORES

 

  • Creer en el testimonio de la persona mayor
  • No culpabilizar nunca a la víctima
  • Investigar la verdad
  • Consultar a profesionales especializados
  • Demandar orientación a los equipos profesionales
  • Cumplir los procedimientos legales
  • Denunciar a los órganos judiciales para que asistan y protejan al mayor
  • Recurrir a los organismos de orientación y atención a los mayores víctimas de malos tratos

 

 

VIOLENCIA HACIA EL MENOR

 

¿QUÉ ES?

 

Denominamos violencia hacia el menor a cualquier tipo de abuso y desatención de que son objeto los menores de 18 años.  La violencia hacia los menores engloba distintos ámbitos y entornos: la familia, la escuela, los lugares de ocio así como cualquier entorno donde los menores desarrollen actividades de forma regular. Este tipo de violencia incluye el maltrato físico, psicológico, el abuso sexual, la explotación, negligencia, desamparo y abandono, acoso escolar y riesgo de su integridad personal y el de su desarrollo. Pude estar infligida por los miembros de la unidad familiar, los compañeros de escuela y actividades, los profesores y demás adulto miembros de su comunidad.

 

 

INDICADORES

 

  • Indicadores del contexto social y familiar:

 

  • Afectación del rendimiento escolar en caso de que la violencia sea familiar
  • Ocultación de los episodios de violencia y las lesiones sufridas si la violencia es escolar
  • Situación familiar negativa
  • Apatía hacia la escuela y temor a asistir a la misma
  • Aislamiento social
  • Sufrimiento de comportamientos de desprecio y ridiculización
  • Coacciones y agresiones física y/o verbales por parte de compañeros, familiares, profesores
  • Intimidaciones y amenazas
  • Exclusión social, ninguneo y marginación social
  • Robos, extorsiones, chantajes y deterioro de pertenencias
  • Empleo de internet con la intención de infligir daño

 

 

 

  • Indicadores personales: físicos, emocionales y conductuales:

 

  • Cicatrices de diferentes épocas, hematomas y contusiones inexplicables
  • Marcas de quemaduras, mordeduras, golpes en la cabeza
  • Heridas internas, raspones, fracturas inexplicables
  • Falta de atención, problemas conductuales en la escuela o en el ámbito familiar en función del contexto violento
  • Retraimiento, ocultación de las agresiones y la violencia
  • Depresión, ansiedad y trastornos del comportamiento
  • Dificultad en las relaciones sociales

 

 

PREVENCIÓN Y ACTUACIÓN HACIA LA VIOLENCIA CONTRA EL MENOR

 

  • Comunicar la situación de violencia y el ámbito en el que se da
  • Valoración de la situación y el caso
  • Verificación de la situación por las autoridades pertinentes
  • Observación del caso y entrevista con los implicados
  • Implantación de medidas disciplinarias si la violencia resulta en el centro de enseñanza
  • Colaboración entre los agentes y áreas implicadas en la vida del niño
  • Discreción y privacidad del menor
  • Vigilancia específica

 

 

VIOLENCIA DE GÉNERO

 

¿QUÉ ES?

 

Denominamos violencia de género a la violencia física o psicológica ejercida contra cualquier persona en base a su sexo o género y que impacta de manera negativa en su identidad y bienestar social, físico y/o psicológico. Normalmente este tipo de violencia se centra y desarrolla en las relaciones de pareja. Si bien suele adoptar el papel de maltratador (hombre) y víctima (mujer) cada vez encontramos una mayor visualización de casos a la inversa.

 

 

INDICADORES EN LA MUJER:

 

  • No suelen tomar la palabra, o les cuesta mucho hacerlo
  • Permanecen en silencio si su pareja o un familiar está presente.
  • Cuando se explican solicitan constantemente la aprobación de su pareja o familiar.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

AZAVI COLABORA CON LA UNIVERSIDAD DE PSICOLOGIA DE MADRID(CENTRO UNIVERSITARIO CARDENAL CINEROS

alumnas de psicología de LA UNIVERSIDAD DE MADRID entrevistan a la Presidenta de AZAVI para un trabajo de psicología social y de los grupos, con el objeto de conocer  los orígenes , los objetivos y el rumbo de la ASOCIACIÓN ZAMORANA CONTRA LA VIOLENCIA , con la intención de conocer mejor la Asociación desde el punto de vista social, Su Enfoque y repercusión social:

  • inicios
  • objetivos
  • actuaciones
  • equipo humano
  • voluntariado
  • coordinación,
  • organización y recursos
  • formacion
  • otros profesionales que integran azavi
  • red de voluntariado de Zamora
  • coordinación interna y externa de AZAVI
  • implicación personal de las profesionales de AZAVI

 

 

 

 

 

 

 

 

  • estadisticas

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

prevencion de la violencia y de las relaciones toxicas en los IES DE ZAMORA

gracias a la confianza de la CONCEJALIA DE JUVENTUD DEL AYUNTAMIENTO DE ZAMORA EN AZAVI, mas de 500 adolescentes de los INSTITUTOS DE ZAMORA han recibido talleres de prevencion de la violencia y de las relaciones toxicas a lo largo del presente crso, labor q ya se viene desarrolando desde hace 3 años,

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CHARLA-COLOQUIO DE AZAVI EN LA SEMANA CULTURAL DE BOVEDA DE TORO

EL PROXIMO 5 DE ABRIL CON MOTIVO DE LA SEMANA CULTURAL DE BOVEDA DE TORO , el equipo tecnico de AZAVI organizara con ayuda de la FINANCIACION DE LA CAIXA, LA PROYECCION Y POSTERIOR DEBATE DE LA PELICULA TE DOY MIS OJOS, A CONTINUACION Y CONLOS/AS ASISTENTES SE DESARROLLARA UNA CHARLA COLOQUIO EN TORNO A LA VIOLENCIA DE GENERO, INDICADORES Y PREVENCIONDE  LA MISMA.

LA ACTIVIDAD COMENZARA A LAS 18.30 DE LA TARDE EN EL AYUNTAMIENTO DE BOVEDA

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El mito de las denuncias falsas por violencia de género.

Al año se producen casi unas 130.000 denuncias por violencia de género, y el Ministerio Público asegura que solo el 0,0079% de las denuncias por violencia de género presentadas en siete años llevaron a incoar diligencias. (Confidencial, 2016)

Desde que la ley se modificó para que los actos contra las mujeres tuvieran un agravante por violencia de género muchas son las voces que se han alzado en contra de esto,  alegando la facilidad de las mujeres que denuncian para conseguir una posición ventajosa en la separación o el divorcio,  ya que en los juicios se utiliza como prueba principal la declaración de la mujer, quedando el hombre según ellos totalmente desamparado.

Una comunicación del Poder Judicial ha realizado un estudio sobre 500 sentencias dictadas entre 2012 y 2014 de Audiencias Provinciales y revela que estos órganos judiciales siguen exigiendo la acreditación de la intención de dominar a la mujer para apreciar el delito, es decir no vale solo con el testimonio de la mujer sino que hay que demostrar la dominación del hombre sobre ella para que pueda ser considera violencia de género. Solo 2 de las 500 sentencias estudias fueron falsas.

El maltrato psíquico es el delito por el que más se acusa: está presente en el 45% de las condenas y en el 46,4% de las absoluciones debido a que es el más difícil de demostrar. El motivo de absolución más frecuente es la falta de pruebas por constar sólo la declaración de la víctima sin nada que corrobore la acusación. El informe evidencia el bajo porcentaje de casos de denuncia falsa: sólo en el 0,4 % de las sentencias estudiadas se acordó la deducción de testimonio contra la mujer. (Comunicación Poder judicial 2016)

Qué se absuelva un caso por no poder ser demostrada la declaración de la víctima o por falta de testigos no significa que los hechos no sean reales, simplemente que no se pueden demostrar, pero tampoco se puede demostrar que el testimonio sea mentira. Muchos son los que argumentan que todas las sentencias por violencia de género acaban en condena a favor de la mujer pero en el año 2015 hubo 3402 sentencias condenatorias (45,11%) frente a 4139 sentencias absolutorias (54,89%) (Memoria de la Fiscalía General del Estado). Hay un número de condenas muy bajo.

Tabla 1. Número de víctimas y denuncias.

Sin título

Fuente: Memoria de la Fiscalía General del Estado.

Como vemos en esta tabla siguen siendo pocas las mujeres que denuncian por violencia de género, pues aunque el número de denuncias sea muy alto todos los años (130.000) siguen siendo muchas las mujeres que han sido asesinadas y no denunciaron, pero aún peor siguen siendo muchas las mujeres que denuncian y han sido asesinadas (14), lo que demuestra que algo está fallando en el sistema y que no estamos haciendo las cosas bien.

Pruebas que se tienen en cuenta a la hora de considerar un delito como violencia de género:

Cuando una mujer denuncia por violencia de género su testimonio es esencial pero no es lo único que cuenta, sino que se necesitan pruebas antes de dictar sentencia:

Ausencia de incredibilidad subjetiva: por un lado se valora la incidencia que en la credibilidad del testimonio de la mujer pueden tener ciertos trastornos mentales, enfermedades como psicopatías, alcoholismo o drogadicción y, por otro lado, se tiene en cuenta la posible existencia de móviles espurios derivados de las relaciones acusado-víctima. Para descartar esta circunstancia se comprueba si ha habido previas y reiteradas denuncias inter-partes, rupturas de la relación de pareja no aceptadas por la mujer, posibles retrasos o tardanza en la interposición de la denuncia, etc.

Persistencia en la incriminación: que la víctima mantenga una identidad sustancial en el relato de los hechos objeto de incriminación, sin ambigüedades ni contradicciones relevantes.

Verosimilitud del testimonio: que sea lógico y esté dotado de coherencia interna y externa, es decir, que el propio hecho de la existencia y autoría del delito esté apoyado en algún dato añadido a la pura manifestación subjetiva de la víctima.

(Comunicación Poder Judicial, 2016)

Es decir, no es fácil poner una denuncia falsa, pues se tienen en cuenta muchos aspectos para que estos fraudes no sean posibles. El problema viene cuando la denuncia es real como en la mayoría de los casos, las mujeres tienen que demostrar mediante pruebas y testigos para convencer a los jueces de que han sido maltratadas física o psicológicamente pasando por numerosos procesos haciendo a la victima revivirlo una y otra vez.

Condenas por denuncias falsas de violencia de género:

A continuación podemos ver una tabla en la cual vemos el número de denuncias por violencia de género y el número de condenas por ser estas denuncias falsas.

Tabla 2. Número de denuncias y condena de denuncias falsas por año

Sin título2.png

Fuente: memoria de la Fiscalía General del Estado (FGE)

De estos datos la Fiscalía obtiene una conclusión:  El escasísimo porcentaje de causas por delito de acusación y denuncia falsa (63) desde 2009 a 2015 en relación al número de denuncias interpuestas (913.118) que supone un 0.0069%, es suficientemente elocuente para rebatir las voces que se alzan en torno a la prevalencia de «denuncias falsas» en esta materia.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario